Taquilla

Los jardines de la Fontaine en Nimes

Los jardines de la Fontaine de Nimes están considerados uno de los primeros parques públicos de Europa. Construidos en torno a la fuente original de Nimes, fueron transformados a lo largo de los siglos y siguen contribuyendo en la actualidad a realzar algunos grandes edificios de la ciudad, como la Torre Magna y el Templo de Diana. De paso por Nimes no deje de visitar este lugar lleno de historia.

Un culto imperial a Augusto

A la entrada del Augusteo había un propileo, cuyos últimos fragmentos se encuentran hoy en el centro del atrio del Museo de la Romanidad. El culto imperial está confirmado en este lugar, y un altar monumental, probablemente consagrado a Roma y a Augusto, debía elevarse en el centro del estanque del ninfeo.

El templo de Diana

El «templo de Diana», cuyos vestigios aún se pueden apreciar en los jardines, constituye, junto con el estanque de la fuente, el ninfeo y la Torre Magna, un testimonio del santuario antiguo. La función del templo de Diana sigue siendo un misterio, pero probablemente tenía una función cultual vinculada con el culto imperial. Aún se puede contemplar su gran bóveda, los nichos y los casetones esculpidos.

Los Jardines de la Fontaine, pulmón verde de Nimes

Los Jardines de la Fontaine son uno de los primeros jardines públicos de Europa. Estas 15 hectáreas de vegetación llenas de encanto son un verdadero remanso de paz en el centro de Nimes. En la parte baja, el canal, los estanques rodeados de balaustres, las estatuas y los bancos a la sombra con el aroma de los tilos invitan a pasear. Unos senderos paisajísticos llevan hasta el pie de la Torre Magna, en la parte alta del jardín, que serpentea entre un inteligente arreglo de plantas méditerráneas, «jardines de rocalla» y panorámicas de la ciudad.

Con la etiqueta «Jardin remarquable» (Jardín de interés), los Jardines de la Fontaine disponen de una iluminación particularmente elegante que realza sus orígenes antiguos.

jardin de la fontaine - Nîmes
mosaïque